miércoles, 27 de junio de 2012

Maldita espera





Creerse hecho de cera bajo un sol temerosamente rojo. Asombrarse ante sonrisas ajenas, de lagartijas saltarinas que lejos de lucir delantalitos blancos a lo Lorca, se tumban bajo ese mismo calor del que huyes. Dejándote sin aliento. Poco a poco, o deprisa, deprisa, DEPRISA. Y, entones, mañana, qué? Y qué de qué de qué que una rosa es una rosa, una rosa. Locura pasajera. Cielo cambiante, al son del bueno el feo y el malo. Y puentes colgantes, collares de perlas rotos, cinturones de seguridad, fines de semana lluviosos, sorbitos de anís, ayer.

Perdida batalla entre la ética y la estética. Y robar un bolso repleto de papeles de periódico arrugados y catálogos del Carrefour. Soñar que no hay que hacer más colas. Ni para coger el bus, ni para pagar en el super, ni para cobrar el paro, ni para pedir turno para observar tu sonrisa.

Creerse hecho de cera bajo un sol temerosamente rojo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario