viernes, 24 de febrero de 2012

Beat Generation

Mientras la sociedad americana superaba la postguerra la droga se hacia con varias generaciones. El consumo de drogas, en ocasiones, no fue más que un forma reivindicativa contra el modo de vida americano y una herramienta de inspiración. Todo esto sucedía  a lo largo de los años 40, coincidiendo con el nacimiento del be-bop  en los antros de la calle 52 de Nueva York.

Noche de New York en los años cuarenta.

Surgió una generación desesperada, arrollada por la depresión económica del momento, la segunda guerra mundial y la inminente amenaza de la bomba atómica. Una generación de escritores encontraron una nueva forma de expresión con la que deshacerse todas aquellas falsas moralidades y valores del “American way life”. Entre todo este panorama apareció la Generación Beat.
Bread Line during the Louisville flood, Margaret Bourke-White
Kentucky, 1937

A pesar de ser un movimiento creado a mediados de los años cuarenta por un grupo de amigos que escribían poesía, prosa, compartían aficiones y fuentes de inspiración como el jazz, no fue hasta 1952 que se consolidó el nombre Beat Generation. El término Beat Generation surgió en una conversación entre Jack Kourac y John Clellon Holmes donde definian una generación derrotada (beaten down). Aunque fue en 1952 cuando tuvo una difusión real dicho significado. John  Clellon Holmes dedicó a toda esta generación un artículo bajo el nombre “This is the Beat Generation” en el New York Times Magazine.
Los escritores de dicha generación acogen una nueva forma de expresión donde lo esencial es la liberación de los sentidos. Las drogas fueron su herramienta principal para conseguir altos niveles de liberación. Aunque también es utilizada para demostrar su desvinculación con la cultura tradicional y puritana que reinaba en ese momento.
Transformaron la literatura que existía hasta entonces. “Diferentes críticos señalan de esta escritura beat que es un flujo ininterrumpido, desde el fondo del espíritu, de ideas y palabras que soplan sobre las imágenes; no hay periodos que separen las frases, ridículas puntuaciones, sino vigorosos blancos, que separan las respiraciones retóricas. No hay selectividad de la expresión, sino aceptación de las asociaciones libres producidas por la mente en un mar ilimitado, nadando en un océano, sin otra disciplina que los ritmos de la respiración retórica y de las puntuaciones como un puño que golpea sobre la mesa.” (véase, "The Sixties, Years of Hope, Days of Rage" (Los sesenta, años de esperanza, días de rabia) Tod Gitlin, Nueva York, 1987)

Allen Ginsberg

Escribo poesía porque mi mente se contradice a sí misma, un minuto está en Nueva York, al otro minuto en los Alpes Dináricos.
Escribo poesía porque mi cabeza contiene 10.000 pensamientos.
Escribo poesía porque ninguna razón, ningún por qué.
Escribo poesía porque es la mejor manera de decir todo lo que tenés en mente en 6 minutos o durante el transcurso de una vida.
Improvisación en Beijing. A. Ginsberg.



Demando que la raza humana
cese de multiplicar la especie
saluden con una reverencia, se retiren.
Ese es mi consejo.
Y como castigo o recompensa
por realizar esta petición
renaceré el último de los humanos
oraré, lloraré, comeré, cocinaré...
Y una mañana ya no me levantaré de mi estera
                                                     Poema, Jack Kerouac

Jack Kerouac

Me he dejado muchas cosas en el tintero, pero que no cunda el pánico. Volveré, y con mucho más. Por cierto, si alguien está interesado aquí tiene algunas referencias.
"Festín desnudo", W. Burroughs
"Paisajes Mentales de la droga". P. Yves Petillon
"Paraísos Artificiales", C. Baudelaire


Disfruten descubriendo y aprendiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario