domingo, 1 de enero de 2012

Dance me to the end of love




The Civil Wars

Vertiginosa alfombra confecccionada a base de áticos y terrazas; grises retales de un urbano presente al que nada le debo. Azotea en penumbra. Cabeza inmóbil de un cuerpo de acero y hormigón. Aliada de mi tristeza. Refugio inexcrutable de una soledad disimulada a golpe de Martinis y citas informales. ¿Quién dijo educación...? Llámame mañana... 

Atosigar a golpe de tiernos ósculos en la mejilla a un dandy irlandés que prefiere su rapé clásico y amargo a mi media-sonrisa casquivana y coqueta. Soñar con vinilos violetas y copas ahumadas. Rozar con descaro tu pierna. 

                                                                                                                                   Tal vez... mañana.

2 comentarios: