sábado, 15 de octubre de 2011

This is not a love song




Silbar una canción inventada mientras camino alegre por una ciudad demasiado despierta para ser lunes. Olor a leña en pleno asfalto y parar en seco, cerrar los ojos y verme envuelta en un abrigo de paño, paseando por unas calles que ya me quedan muy lejos. Invierno de postal. Nieve de poliespán.

Que la puerta mal entornada del baño se pase la noche crujiendo y no me deje pegar ojo, y no levantarme por no sentir el frío de la habitación. Quedarme acurrucada en un ovillo de mantas de IKEA y pensar que mañana no hay que madrugar y que ya se cansará de incordiar. Al final, todo acaba pasando.

Soñar despierta que el portátil se quede sin batería en pleno Cabo Norte, y que el móvil no tenga cobertura cuando me falla el motor del coche entre Oporto y São Pedro. Cigarrillos de cacao. Cajetillas metálicas. Láminas de un Manhattan por conocer que decoran mis paredes desnudas.

Sadollar les recances d’un esperit que ja el donava per mort. Cremar les fretures d’un cor que ni em perdona ni em deixa oblidar les errors passades, un cor que, sense saber-ho, encara dormia pacient, ronsejant en un coma cínic i insolent. I l’ànima que se m’envania ja té llum, ha obert la tarja i hi entra claror; les parets que semblaven grises ara son d’un crema fulgurant, ja no hi ha llibres de Freud ni de Kennedy Toole apilats, s’escolta un silenci agradable i puc pensar sense bandes sonores tristes ni maquillatges dramàtics. Ja no sóc l’actriu en blanc i negre que creuava les cames i escoltava a Torrini.

Desayunar cereales integrales en vez de diamantes y camuflar las ojeras con aceite de rosa mosqueta. Que el tipo con corbata de la tele te diga que hoy lloverá, y cargar con un paraguas seco todo el día. Abrir el periódico por la sección de política internacional y desear que la siguiente ya sea cine o viajes o gastronomía o moda. ¿Me lo parece a mí, o hoy el sol está más brillante que de costumbre? Será cosa de la contaminación...


Fotogrames d’una vida complicadament fàcil que se superposen, creant un film tristament cíclic. I la cinta para, i s’enganxa, i fa marxa enrere, i s’hi torna a enganxar, i obren els llums, la màquina que no acaba de funcionar del tot i els espectadors que es posen nerviosos. “Calma, calma” fa una veu serena a prop del projector “Només ha estat un intent d’espatllar-se, tot en ordre”.

Una musiqueta nova que sona fluixet, en un crescendo gràcil. Hi van apareixent colors i, quan les formes comencen a definir-se, tot s’enlaira, es volatilitza la pantalla, i no queda ni rastre de les butaques envellutades.





Sonará a eslogan, pero qué bello es vivir...



1 comentario: