domingo, 30 de octubre de 2011

Rehabilitación a la vida





Te creías hastiado de todo...? Pues pégate un tiro y tírate balcón abajo. El asfalto piensa recogerte con los brazos abiertos. No habrá charcos de sangre ni sirenas ámbares. Tampoco siluetas en tiza blanca ni polaroids mal reveladas.

Soporífero mundo. Circunloquios aburridos para terminar diciendo que no te queda nada por hacer, sabores por probar, canciones por escuchar, ciudades por visitar, sueños por soñar, lienzos por pintar, noches por dormir, ni mañanas por despertar. Creías que Marrakech era diván y cachimba; París, fresas y Don Perignon; Madrid, musicales y reservas; y mi casa, un oasis, remanso de sosiego, al abrigo de un invierno que no llega. Vergel de alegrías. Edén de proscritos.

Réprobo de un mundo sarcástico y  trastornado. Víctima de una erudición ambigua y desganada que en vez de leer, escribe y en vez de escuchar, habla.

Quítate las gafas y trata de ver lo que miras. Imagina una felicidad equiparable a este instante, divina ventura. Sonrisa arrebatadora que corta la respiración. Colores ácidos que todo lo entintan. Delicioso presente sin horario de cierre. Tócame una canción que yo le pondré la letra. Contagiosa hilaridad. Sol de otoño en carreteras secundarias. Vides en el litoral.

Prometo no decirle a nadie que te has curado a base de soledad y contemplación en pequeñas dosis. Pero prométeme que tú tampoco me delatarás.



2 comentarios:

  1. No sé com ho feu, però claveu la música amb el que escriviu. Reconec l'escriptura de LR... podria ser?

    M'agrada l'última frase.

    De fet...

    M'encanta.

    ResponderEliminar