domingo, 9 de octubre de 2011

De ida y vuelta



Contemplar un  lienzo en blanco e imaginarlo repleto de trazos chispeantes y argénteos. Vestir una camisa vieja y gastada cuyo aroma te traslada lejos, a una India de Ganges violeta, o a la cima del Nelion desde donde poder ver la curva de un horizonte finito. 

Subir al Transiberiano y mirar a través de la ventanilla, ver el mundo abandonarse a sí mismo y a tu compañero de escabel completando un crucigrama del Times.

Demanar un cafè sol i que te'l portin amb llet, i no dir-li res a la cambrera per por de quedar malament, i penses que has estat tu qui s'ha equivocat, que potser no ho has dit bé, que de vegades això passa. I calles.

"Autor del Universo, 6 letras". Me mira intrigado. Mordisquea el final de un lápiz raído. "Y Dios sólo tiene 4", insiste. "Asimov" respondo y bajo en esa misma parada, cargada con una maleta de las que ya no se producen, de las que se rompen si las facturas, de las que sólo caben  en el maletero de los coches de fabricación europea si las inclinas un poco y cierras deprisa. De esas llenas de pegatinas de destinos inventados y forros descosidos, ideales para narcocorridos. Maletas que cuando los controles policiales las ven solitarias en el asiento trasero de un coche de alquiler entre España y Portugal saben que volverán llenas de mantelerías bordadas y toallas de rizo. Mullidas y espesas pero que empiezan a secar a partir de la tercera generación de usarlas.

Abrir la puerta con unas llaves sin llavero, y sentir un bombín oxidado cerrarse consecuente tras de ti. Olor a café recién hecho y la ropa tendida en el baño. Ya estoy en casa, y en cambio, echo de menos mi hogar...





2 comentarios:

  1. Segons un efímer conegut meu, una casa és allà on dorms, ja sigui un llit, un sofà, o un portal d'un edifici. Crec que tots aquells que hem marxat de casa sabem que tots aquests llocs poden ser casa, però la veritable "casa" no canviarà mai, per molt que es vengui o caigui per un terratrèmol.

    http://www.youtube.com/watch?v=_P2k8ZlBcms

    A.B.

    ResponderEliminar
  2. Doncs ja li pots dir al teu efímer conegut, que té tota la raó del món...

    ...i gràcies per tot

    ResponderEliminar