domingo, 4 de septiembre de 2011

Una extranjera en el Misisipi

¡Confieso! Soy una pecadora. Hoy mis dedos se deslizaban con gran velocidad sobre el teclado. Demasiado rápidos, demasiado entusiastas. Se encuentran con Cannoball Adderley y se emocionan.



Hay noches en las que te sumerges en el más puro hard bop, disfrutando de él melódica y armónicamente. Llegas al punto más álgido deleitándote con los grandes maestros. Y sin saber por qué un cruce de neuronas te recuerda a John Lee Hooker. ¡Oh, no! Has caído en la tentación, no puedes evitarlo.

Te dejas llevar por el deseo, abandonas locales nocturnos donde tocan músicos desplazados de los circuitos comerciales. Te olvidas por completo de todos aquellos que buscaban la ruptura con el Swing. Sin saber por qué tu cuerpo se mueve al ritmo Boom Boom en el Delta del Misisipi.


3 comentarios:

  1. Me alegra muchísimo que te guste. Espero que disfrutes de ella tanto como yo :)

    ResponderEliminar
  2. Buena música y buenos textos...

    entretenido, culto, curioso...

    Unamuno

    ResponderEliminar