miércoles, 28 de septiembre de 2011

Hoy







Mirar por la ventana y  creer que el cielo está algo más bajo, que el sol sale un poco menos por el este, que mañana no habrá duchas frías ni termos de café. Fumar a escondidas de un mundo escandalizado, y creer que el autismo es crónico y contagioso. Reír sin complejos en un ascensor mal iluminado y cruzar un pasillo a taconazo limpio y sin compasión. Creer que todo el mundo duerme cuando en realidad no hay sueños soñados sino promesas por cumplir. Comer restos fríos y sorber de una cerveza barata empezada. Desnudarte y sentir el tacto de unas sábanas gastadas. Querer ser mañana, prolongar el hoy, incompatibilidades compatibles como las de un tal Unamuno. Abrir un libro y leer la última palabra, imaginar un contenido que carece de continente y luego dormir. 
Despertar aliviado.
No era un sueño sino una promesa por cumplir 






2 comentarios:

  1. Cada instante que pasa estamos más cerca del mañana, sólo hay que saber esperar de la mejor manera posible.

    ResponderEliminar