miércoles, 29 de junio de 2011

A long long journey to Tou-ssaint...





"(...)Cuando no tuve nada que perder, lo recibí todo. Cuando dejé de ser quien era, me encontré a mí misma(...)"

Once Minutos
Paulo Coelho

Toussaint, como Coelho, son hombres que pasan desapercibidos entre la abundancia de pseudo-éxito que llena prensa y portadas. Nombres, que sin dejar de sernos familiares, no evocan apenas nada. Convencida de que lo mejor siempre está aún por descubrir, te topas de repente y "out of the blue" con discos o libros como estos que te dejan sin respiración para más tarde ser vigorosamente abofeteada por una realidad algo más carismática que antes. 

No obstante, y haciendo ahora referencia a aquello de ángel fieramente humano de Blas de Otero, añadiré que una lectura o unos acordes singularmente comunes, pueden convertir una aburrida y calurosa tarde de verano en un idílico viaje sin destino a bordo de un chaise-longue tapizado en cuero.

martes, 28 de junio de 2011

Die Sünde

Sí, aquí, de nuevo. ¿Tienes mucha faena? Pues no tendrías que estar leyendo esto. Pero que no cunda el pánico, yo no tendría que estar escribiendo.

Últimamente las mujeres que me rodean me muestran facetas muy distintas de ellas mismas. Cada vez me doy más cuenta que es imposible conocer realmente la naturaleza de la mujer. Sólo intentando conocer a una puedes perder (o invertir) toda una vida.

¡Cómo no! La mujer con la sonrisa más dulce puede ser tu mayor pecado. La mujer ha sido, es y será un tema muy concurrente en el arte. ¿Quien se resiste?. Me gustaría presentar a Franz von Stuck y su visión de la femme fatale. ¿Saben como la representa? En forma de pecado, Die Sünde.




Die Sünde (El pecado), Franz von Stuck
Óleo sobre lienzo, 95 x 59'8 cm
Neue Pinakothek, Múnich


A partir de 1892, cuyo año participó en la fundación de la Secesión de Múnich, pintó cuadros simbolistas. Este hombre compuso tres grandes cuadros simbolistas: El pecado, El beso de la Esfinge y Caza salvaje.

El beso de la esfinge (1895), Franz von Stuck
Óleo sobre lienzo, 160 x 144'8 cm
Szépmüveszeti Múzeum, Budapest

Las mujeres pueden ser seductoras y peligrosas a la vez, nunca las enfadéis. Son mortíferas. 

jueves, 23 de junio de 2011

Summertime

Porque hay gente que nunca deja de sorprenderte.
Porque hay canciones que nunca entenderé lo que dicen pero me encantan.
Porque ¡qué más da que hoy llueva!
Porque podría pasarme el día soriéndole a tu sonrisa.
Porque ¡Si! me gusta comer directamente de la nevera.
Porque me gustan los viernes en la ópera y los sábados en antros que huelen a pis.
Porque tus mensajes a media noche me desvelan hasta la mañana siguiente.
Porque las gafas de sol de colores no me parecen modernas, me parecen horteras.
Porque la arena (a parte de exfoliar de forma natural  las epidermis secas) ¡PI-CA!
Porque me encanta la vida y porque esto no es una promoción de compresas...
¡SOY FELIZ!

sábado, 18 de junio de 2011

Paradoja



Le hincas un puntapié garboso y feroz al mundo y lo lanzas tan lejos que los gritos de ¡gol! no alcanzan a oírse. Te colocas la capucha y las manos aprietan las costuras de los bolsillos, nudillos prietos y comisuras mordidas. Todo parece más tranquilo ahora que no hay "bocata" de media-mañana. Ni atascos de range-rovers a las puertas de colegios caros que recogen a niños de pelo largo que estudian francés y tocan el piano. lundi, mardi, mercredi... y vuelta a empezar.

Maduro, a trozos blando, de hueso informe y tallo raído. Ese soy yo de viernes a jueves. ¿O era de jueves a viernes? No, no. De viernes a jueves. Y por las noches padezco de insomnio, pero durante el día me duerme esperar bajo la marquesina a que llegue el 24. Y me hace gracia que cuando voy sentado junto a la ventanilla, contando las farolas y volviéndome bizco, una señora can cara de llamarse Dolores te diga aquello de "¿y tú que estudias?" mientras mira de reojo la montaña de libros que se escurren sobre los muslos. Para seguir, sin esperar a la respuesta, con algo que empieza "Pues yo a tu edad..." Y sonrío, y me fijo en su lunar y olvido que mañana tengo examen, que no me van a renovar el contrato, que voy el último en las timbas y que soy alérgico a las lentillas.

Pero me evado y me voy a la cima del Kilimanjaro o a pasear por Wall Street vestido de ninja y empiezo a darle patadas a las acciones de Iberdrola, y a las cotizaciones en bolsa de Vodafone y le doy la mano a Obama y le pido el teléfono de su barbero. "Me lo corta mi mujer". "¡Qué lástima!" y mientras entro en clase acalorado por los 144 peldaños y me siento en la silla para zurdos de tercera fila pienso: "Me habría encantado saber tocar el piano"


jueves, 16 de junio de 2011

Reposo, tregua, pausa...respiro


Es tarde, la noche cubre el cielo. Abres la puerta, dejas lo imprescindible en ella. Te diriges a la ducha, el agua arrastra el cansancio y el silencio. Sales, húmeda y ligera, te diriges al salón. El saxo de John Coltrane recorre las paredes de la habitación.

Por fin, un respiro.


Desnudo en el diván amarillo (1912)
Joaquin Sorolla (1863 - 1923)
Casa-Museo Fuente del Rey, Aravaca - Madrid

Colección Francisco Daurella.

domingo, 12 de junio de 2011

Nuda Veritas

...
 

"Si no puedes gustar a todos con tus hechos y tu arte, gusta entonces a unos pocos. No vale la pena gustar a muchos. Schiller".

Nuda Veritas (detalle), Gustav Klimt (1899)
óleo sobre lienzo, 252 x 56'2 cm
Biblioteca Nacional de Viena



No necesitas conocer a alguien para que te robe el sentido. A mi, Gustav Klimt, me lo ha robado.


...

jueves, 9 de junio de 2011

I'm ready to go

(cierren los ojos, y déjense llevar) 

Janis Joplin
(1943-1970)



And now the time has come to leave you,
one more time



Una alegre sonrisa en una triste canción.

martes, 7 de junio de 2011

sábado, 4 de junio de 2011

Noches sin oscuros



Noche estrellada sobre el Ródano




 Vincent van Gogh (1853-1890)
Starry Night,
1888
 Oil on canvas H. 72.5; W. 92 cm
Paris, Musée d'Orsay
Donation
by Mr and Mrs Robert Khan-Sriber with life interest reserved,
in memory of Mr and Mrs Fernad Moch, 1975

© RMN (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski


Ser capaz de pintar una noche sin necesidad de tonos negros.