lunes, 18 de abril de 2011

Relatividad


  Querer saber dónde estarás en un par de lustros es irreal. 
       Imaginar quién serás en dos años es presuntuoso. 
             Sentenciar qué harás en seis meses, ambicioso.

                       Desear que el tiempo pare, es ser feliz.







No hay comentarios:

Publicar un comentario