domingo, 24 de abril de 2011

La lectora de novelas

Precursor del simbolismo en Bélgica, Wiertz hizo algunas obras moralizantes al gusto de la época, pero con una sensualidad que contradice su propósito. Los libros que un diablo deposita en la cama de la mujer desnuda, totalmente concentrada en la lectura, con el fin de corromperla más fácilmente, son nada menos que de Alexandre Dumas


La lectora de novelas, Antoine Wiertz (1853)
  Óleo sobre lienzo, 125 x 155 cm

  Musée Wiertz, Bruselas

Una mujer desnuda en su alcoba dejándose llevar por los placeres de la lectura.
¿Placer?
Una lágrima recorre su mejilla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario