viernes, 29 de abril de 2011

Marxes

   



Marxes sense dir-me res, i em fa ràbia.  Tanques la porta i te’n oblides de les subtileses dels primers dies. Obro els ulls que fingien dormir esgotats de no fer res. I ja no em mires, i ja no hi penses en no anar a la feina i estirar-t’hi amb mi -al llit- fins les dotze. Faig mitja volta i de cara a la finestra miro a través dels vidres polsegosos i no veig res. Aire, núvols, un sol de plàstic que ni pica ni calenta i res mes. Les ganes de fer-se gran i vella s’acceleren, i desitjo que el temps passi ràpid, que tot plegat no vagi més enllà d’una vida sense pena ni glòria, d’una ullada superficial al món des del darrer vagó de l’Orient Express. No vull més pelis de Fellini ni més gelat de mores. Et vull a tu i marxes, i lluny de sentir-me sola i trista com un gat a les Rambles, em sento jo mateixa, perquè jo ja sabia que el capítol quart de la nostra història seria així i no m’agafa de sorpresa. I demà faré les maletes, i marxaré, i tu m’enyoraràs per sempre però no desitjaràs que torni, jo, en canvi, desitjaré tornar però no sabré enyorar-te.













Édouard Manet
Amazona de frente
c. 1882
                                                 Óleo sobre lienzo.
73 x 52 cm
Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

domingo, 24 de abril de 2011

Un "snob" de la época, Claude Monet



Claude, Claude, Claude... 

Gleyre, self-portait
En 1862 le aconsejaron integrarse al taller del pintor académico Charles Gleyre. Trabajó allí – sin el menor placer, según sus propias declaraciones – probablemente hasta principios de 1864, año en que Gleyre tuvo que cerrar el taller. Gleyre era de tendencias republicanas y, tras el derrocamiento de los republicanos por Napoleón III, no pudo a exponer de nuevo en el Salón. Este hombre era de carácter tímido y tranquilo, daba bastantes libertades a sus alumnos, para no herirlos o no cohibirlos.

 Sin embargo, él mismo, partidario del bello estilo, padecía bajo el interés de sus jóvenes alumnos a cultivar su propio estilo. Les aconsejaba hacer estudios del natural al aire libre, lo que atestigua su interés por la pintura de paisajes. Con el tiempo Monet exteriorizaría con ironía sobre esta época. Con motivo de un estudio del natural Gleyre le criticó como buen academicista que es.

“No está mal, pero se parece demasiado al modelo. Usted tiene a un hombre horrible ante sí y lo pinta horrible. El hombre tiene pies enormes y usted los reproduce. Todo ello es horrible. No olvide, joven, que, al realizar una figura, hay que pensar siempre en la Antigüedad. La naturaleza, amigo mío, es interesante para estudiarla, pero, a parte de eso, para nada más. De lo que se trata es del estilo.” Yo me sentía ofendido. Lo verdadero, la vida, la naturaleza, todo aquello a lo que reaccionaba sensiblemente, lo que a mis ojos era importante…no existía para este hombre.”

Gleyre representaba la opinión reinante en la Academia de Arte. Según la Academia los cuadros deben subordinar la realidad a un ideal de belleza. En todo caso, Monet encontró en este taller jóvenes que pensaban como él.

“Eran Renoir y Sisley, a quienes, desde entonces, no he vuelto a perder de vista. Y allí estaba Bazille, quien también se convertiría en un íntimo amigo mío.” 

Los rasgos esenciales caracterizadores de Monet empezaron a perfilarse en este entorno. Era obstinado, testarudo y perseverante, y continuamente seguía sus propias ideas; así, se declaraba abiertamente partidario del ateísmo y confiaba únicamente en los conocimientos obtenidos de experiencias inmediatas. Incluso de la oposición obtenía algo positivo, la oposición le espoleaba. Su energía en sí mismo animaron también a otros pintores de su entorno. Renoir recordaba más tarde: “Sin Monet, que nos animaba a todos, hubiéramos tirado la toalla.” 


Claude Monet, 1899


Como os podréis imaginar, Monet no fue indiferente para sus compañeros cuando llegó. Su maneras y virtuosismo causaron un gran asombro al entrar en el taller de Gleyre.

“Cuando él apareció en el atelier, los demás alumnos, envidiosos de su aspecto señorial, le bautizaron el dandy. No tenía ni una perra, pero llevaba siempre camisas con puños de encaje…exceptuando a sus amigos del grupo, Monet veía a los alumnos como una masa anónima, almas mercenarias. Una vez dijo a una de las alumnas, una chica guapa, pero vulgar, que se le insinuaba: “Discúlpeme, por favor, sólo duermo con duquesas o con criadas. Los términos medios me asquean. Lo ideal sería la criada de una duquesa.” Renoir.

Monet nunca dejó de apreciar las ventajas de la elegante vida burguesa, especialmente cuando se trataba de comer. De su apetito se decía que comía por cuatro. En asuntos de familia era tradicional y conservador. Sus cartas a amigos y coleccionistas delataban también otras de sus características menos agradables. Monet era a veces, sobre todo en lo tocante a asuntos financieros, tacaño y rencoroso. Silencioso y huraño, podía ofender los sentimientos de sus amigos con sus maneras bruscas, mientras que sabía tratar a coleccionistas y comerciantes con la astucia de un hombre de negocios.

Campo de amapolas en Argenteuil. Claude Monet (1873)
Óleo sobre lienzoAlt. 50; Anch. 65 cm
París, Museo de Orsay
Donación Etienne Moreau-Nélaton, 1906
© RMN (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Le Bassin aux ninphéas, Claude Monet (1899)
Óleo sobre lienzo, 92'7 x 73'3 cm
W.IV. 1518
New York, The Metropolitan Museum of Art,
legado de Mrs, H.O. Havemeyer, 1929


Sí señores y señoras, un snob de la época prepotente y con aires de grandeza entre sus amigos pintó estos maravillosos cuadros. Si trasladásemos a Claude Monet a la actualidad sería la versión insoportable y gafapastera de Risto Mejide.  Quien me lo iba a decir... si conociese a Monet lo más seguro es que no lo soportaría más de cinco minutos, aún así, reconozco que me quito el sombrero ante sus obras. Increíbles.


La promenade. La Femme à l'ombrelle, Claude Monet (1875)
Óleo sobre lienzo, 100 x 81 cm
W.I. 381
Washington (D.C.), National Gallery of Art,
colección Mr. and Mrs. Paul Mellon




Señores, señoras, niños y niñas me despido de ustedes. Aquí les dejo con nuestro gran amigo Monet. Yo, sin embargo, me voy a dar un paseo - con paraguas incluido por si llueve.












"El color es mi obsesión diaria, la alegría y el tormento."  Claude Monet



 ...Monet, Monet, Monet

La lectora de novelas

Precursor del simbolismo en Bélgica, Wiertz hizo algunas obras moralizantes al gusto de la época, pero con una sensualidad que contradice su propósito. Los libros que un diablo deposita en la cama de la mujer desnuda, totalmente concentrada en la lectura, con el fin de corromperla más fácilmente, son nada menos que de Alexandre Dumas


La lectora de novelas, Antoine Wiertz (1853)
  Óleo sobre lienzo, 125 x 155 cm

  Musée Wiertz, Bruselas

Una mujer desnuda en su alcoba dejándose llevar por los placeres de la lectura.
¿Placer?
Una lágrima recorre su mejilla.


lunes, 18 de abril de 2011

Dylan Quotation






Relatividad


  Querer saber dónde estarás en un par de lustros es irreal. 
       Imaginar quién serás en dos años es presuntuoso. 
             Sentenciar qué harás en seis meses, ambicioso.

                       Desear que el tiempo pare, es ser feliz.







domingo, 17 de abril de 2011

Sombreros de cáñamo desgastado






El pelo, menos largo que cuando tenías quince años, se mueve de un lado para otro, dejándote ciega a ratos. Tiene un tacto áspero que se acentúa en verano y su olor, entre almizclado y marino, escoge de tu memoria los recuerdos menos recientes para hacerlos aparecer a modo de reminiscencias soleadas. Sombreros de cáñamo desgastado, vestidos cortos, y camisas masculinas sin acabar de abotonar. Terrazas llenas hasta los topes de idiomas y acentos, pies que queman, cerveza fría. No hay maquillaje, ni perfume, tampoco móvil, ni correo electrónico, ni dieta baja en carbohidratos ni tía Marisa, ni horario de entrada, tampoco de salida. Suena Buddy Holly y todo parece menos importante.


1950's beach




jueves, 14 de abril de 2011

Tributo a un tal Beckett



Y te levantas rápido, para no pensar en lo bien que estás tumbado. Y el despertador sigue sonando pero menos fuerte, casi nada, poco a poco se apaga. Fin. Por la ventana entra la luz artificial de unas farolas que dejan en penumbra la calle y parece amanecer en mi habitación.  Son las cinco y no hay café. Las maletas están hechas, en la puerta. Roja y a cuadros, las creo vivas, las creo tristes. Los ruidos parecen haberse escondido y no los encuentro. Nadie los encuentra, porque nadie los busca, todos duermen. Pero yo no, y hace frío. Y el calentador estropeado y mi piel, morena de servir cañas en la terraza del Copacabana, parece no estremecerse. Ya he dejado de sentir… Menos fuerte, casi nada, poco a poco se apaga. Fin.



Samuel Beckett





domingo, 10 de abril de 2011

Rembrandt: La luz en la oscuridad

El pasado 29 de marzo le dediqué un post a Vincent Willem van Gogh, concretamente aludí al cuadro Campo de trigo con cuervos. Esta vez  me gustaría brindarle una oportunidad a Rembrandt Harmenszoon van Rijn. Sí, ¿y qué tiene que ver una cosa con la otra? ¿Por qué hablas de van Gogh y Rembrandt? ¿y a mi qué?

Autorretrato a sus 23 primaveras.
  Reambrandt ya jugaba con la técnica del claroscuro.




Es bien cierto que son dos artistas muy distintos, ya nos centremos en la temática de sus obras o, simplemente, en sus personas. Sin embargo tienen algo en común (a parte de ser holandeses), ambos jugaban con la luz en medio de la oscuridad en sus lienzos. Quiero, deseo y anhelo poder hablar de Rembrandt a través de los ojos de Van Gogh.  ¿Motivo? No soy quien debería hablar de Rembrandt ya que sólo hemos coincidido a través de terceros.







REMBRANDT: LA LUZ EN LA OSCURIDAD

Rembrandt fue quien orientó a Van Gogh a la hora de pintar luz en medio de la oscuridad. El incomparable poder de la imaginación del maestro holandés le permitió evocar el sentimiento específico del atardecer y la noche, sobre todo en las representaciones humanas.

Van Gogh conoció la obra de Rembrandt en una fase muy temprana y la contempló y analizó en varias colecciones. Había visto el Lamento por Cristo (1650), atribuido por entonces a Rembrandt, en a Real Academia de Londres; La cena en Emaús (1646), en el Louvre de París; y La vigilia (1642), Los síndicos de los pañeros (1662) y La novia judía (h. 1666), en el Trippenhuis de Ámsterdam.


La cena en Emaús (1648), Rembrandt
  68 x 65 cm, Óleo sobre tela
  Museo Nacional del Louvre


 Un día, Van Gogh caminaba por Ámsterdam al anochecer, 1877, “la tierra oscura, el cielo iluminado aún por el brillo del sol, que ya se había puesto, la hilera de casas y torres destacando por encima, las luces en todas las ventanas, todo se reflejaba en el agua, era como si Rembrandt caminara a mi lado."

En su arte, afirmó Van Gogh, Rembrandt logró plasmar lo que “no se puede expresar con palabras en ningún idioma”. Lo consideraba un artista realista que, aunque hiciera uso de iconografía bíblica, siempre trabajaba a partir de su observación de la naturaleza. Otorgaba a ésta profunda importancia, de forma que incluso para sus contemporáneos su trabajo era una revelación del más alto orden en lugar de un reflejo de la vida cotidiana. Rembrandt fue, además, capaz de representar la esencia de un tema o el carácter de un personaje mediante una técnica asombrosa y, en apariencia poco cuidadosa, en la que los detalles estaban subordinados al efecto dominante que quería lograr. En 1889, Van Gogh dijo que Rembrandt le había calado tan hondo por esa ternura inconsolable, esa visión sobrenatural del infinito que aprecia tan natural”.

Bosquejo de Rembrandt van Rijn
 La Sagrada Familia de noche, (1638-1640)
  Museo Nacional, Ámsterdam

Le fascinaba el claroscuro de Rembrandt, la forma inimitable con la que representaba los efectos de la luz y la oscuridad, iluminando áreas específicas de la composición, en su opinión, no patía de colores o tonos, sino que jugaba con los valores cambiantes de la luz. Las mayores cualidades de Rembrandt, según Van Gogh, se unifican en la obra La Sagrada Familia de noche, que ha sido desde entonces atribuida a un bosquejo de Rembrandt: “aquellas dos mujeres junto a la cuna, una leyendo la Biblia bajo la luz de una vela, mientras que la proyección de grandes sobras muestra la habitación con un profundo claroscuro”.

Pequeñas pinceladas trastornadas 
sobre unas pinceladas temblorosas

jueves, 7 de abril de 2011

Disculpe Sr Monet, me da un poco de aire?



"La vida no se ha hecho para comprenderla, sino para vivirla."







Jorge Santayana





Madame Monet et son fil, Monet



En el Moulin de la Galette, Renoir





"La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy."
Séneca



Un mar, mil costas




















C'est vrai





"Las obras maestras del arte tienen a los ricos por esposos, pero a los pobres por amantes."

Anónimo




miércoles, 6 de abril de 2011

...uno, dos y tres



Uno...



Una playa a las siete de la tarde




...dos...




Don Perignon




... y tres.




Vegafina



...mejor ahora?



martes, 5 de abril de 2011

Transparente... como el agua


Taza de agua, Zurbarán


Contemplar la transparencia de lo evidente resulta aburrido si se cree saber lo que hay detrás. Si por el contrario, "socratizamos" y lejos de preconcebir tratamos de entender... bam! el agua deja de ser H2O para convertirse en AGUA.



Piedad



Piedad, Giuseppe Maria Rolli
285 mm x 217 mm
Principio del siglo XVIII

Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte,
al borde del abismo, estoy clamando
a Dios. Y su silencio, retumbando,
ahoga mi voz en el vacío inerte.

Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte
despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo
oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando
solo. Arañando sombras para verte.

Alzo la mano, y tú me la cercenas.
Abro los ojos: me los sajas vivos.
Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas.

Esto es ser hombre: horror a manos llenas.
Ser —y no ser— eternos, fugitivos.
¡Ángel con grandes alas de cadenas!
    
                               Hombre, Ancia (1958)
                                      Blas de Otero

lunes, 4 de abril de 2011

Bukowski también llora

       


     Una mujer. Un vestido holgado y negro, de finos tirantes y longitud imposible. Un recogido italiano, mechones lacios sobre la nuca. La pitillera sobre la mesa, piernas cruzadas, suena Solar de Thunderball. El vaso vacío y marca de rouge en el borde. Solitario rincón de solitario bar. 




 La noche da paso a los primeros rayos y el sodio de las farolas se enturbia. Abre la puerta y sale para entrar. Altos tacones, frío, soledad. No hay coches y la calle huele a sarcasmo. Se contempla en el reflejo de un escaparate y ve a alguien que lleva puesto su vestido. Le sonríe irónica y responde.

Al llegar a casa se desnuda y ducha. El agua le sabe a whisky. Sale. Camina descalza y se tumba sobre la cama.- cierra los ojos para ver mejor-.

Ruido de sirenas, café colombiano. Han pasado cuatro horas y Es Más Ayer.

 Es Menos Mañana.






Live Bardot Life


I'm supposed to be here for the rest of my life...
    So then... 
          Let's have fun!


domingo, 3 de abril de 2011

Bill Evans, Jazz 'round Midnight

Bill Evans, Bill Evans, Bill Evans...

Este estadounidenste es considerado como uno de los pianistas de jazz más importantes de la historia, su trabajo recoge el cool, el post-bop y la música modal. Este pequeño hombre ha conseguido influenciar a pianistas como Brad Mehldau, Chick Corea, Keith Jarret y Harbie Hancock.

Uno de sus mayores logros fueron los tríos jazzísticos, era capaz de dialogar a través del piano con el bajo y la batería. Bill Evans aporta al jazz ese corte clásico europeo cargado de lirismo, relajación e introversión - Gene Lees: "poeta del piano" -, un hombre muy fiel a su propio estilo.

Evidentemente no se salvó de las críticas: problemas con el swing, se aleja demasiado de las raíces africanas y, monotonía en sus audiciones. Aún así, a pesar de las críticas, tiene mérito aceptar contratos siendo pianista y con el brazo derecho totalmente inmovilizado. Bill Evans, aceptó un contrato con el Village Vanguard de Nueva York, se valió de su brazo izquierdo y del pedal (me recuerda un poco al batería de Def Leppard esta anécdota).


Quizás os preguntaréis, ¿Y a mi qué este tío?, pues no lo sé. Posiblemente sea el cansancio de la semana, las risas coleccionadas, el sabor del licor en los labios o el aroma del tabaco en una camisa. Todo ello metido en una coctelera de vivencias y las notas de Bill son quienes la agitan.

Lo único que sé es que en estos momentos sus notas son lo único que me preocupan, atraen y distraen.

(Peace Piece)

...Bill Evans, Bill Evans, Bill Evans.

El bueno, el feo y el malo

Nuda Veritas (1899), Gustav Klimt



 


"Conozco la sonrisa brillante de las mañanas, las tardes melladas, las desdentadas noches. Sé del aullar de gigantes en lumbres de aspa de molino, sé del letargo de los sentidos entre el estruendo de monedas, sé del néctar de las bocas y de su aliento en la nuca, sé de las palabras inútiles como bolitas de humo, y de camas deshechas como lienzos desflorados, sé de los bordes cortantes del canto herido, sé de su demencial cordura.
Desconozco, sin embargo, ese rostro; vagamente familiar, que me mira a cada instante desde el espejo"

                     
               El bueno, el feo y el malo