viernes, 11 de febrero de 2011

Suciedad en la azotea

Juegas a perderte en un bosque que no es más que un jardín vallado.
 Te entretienes buceando en un océano que es un plato de ducha.

 Ríes y paras de reír un tiempo. Luego ríes de nuevo, respiras. Nada más.
 La moqueta de la habitación es gris, la ventana no cierra bien, brisa.
 La azotea está sucia, hay charcos, nadie mira. Pones un pie, luego el otro, respiras.

 No sientes miedo, se ha ido lejos, tampoco vergüenza, le ha acompañado.
 Eres libre, vuela. Y vuelas. Se despliegan las alas y suena una canción de Yann Tiersen.
Hace calor, el tiempo se ha parado, miras bajo tus pies y ves el mundo.

 No hay nadie sobre ti, y dejas de sentirte prescindible. Les observas, personas calladas que van del trabajo a casa y de casa al trabajo.

 Las últimas notas suenan, ya no hay sol. Bajas un pie y luego el otro, la azotea sigue sucia, hay charcos. Nadie mira.





by artfromcode





No hay comentarios:

Publicar un comentario