viernes, 14 de enero de 2011

Siempre presente pasado

“Nuestro destino ejerce su influencia sobre nosotros incluso cuando todavía no hemos aprendido su naturaleza; nuestro futuro dicta las leyes de nuestra actualidad.”
Friedrich Nietzsche (1844-1900)

Es curioso como esta frase del filósofo alemán supo pronosticar nuestra actualidad más contemporánea, ciñéndose a una descripción certera de finales del siglo XIX. Aparentemente, nos creemos dueños de nuestros actos, los cuales se mueven entre unos límites que el entorno nos ha marcado desde la infancia, pero dejando de lado este aspecto más freudiano, parece que la libertad impere en nuestro tiempo, donde decidimos en qué trabajar, qué carrera estudiar, en qué restaurante comer y de qué color nos calzamos los stilettos. Pero la realidad no es esa, no escogemos todo esto porque nos apetezca o porque así lo queramos, sino que lo hacemos pensando en el futuro. 


Más o menos lejano, el futuro es quien nos da las instrucciones de cómo actuar en el presente, pues si lo que deseamos es comprarnos una casa, quizá esta noche no salgamos a cenar al mejor restaurante de la ciudad, y si lo que queremos es hacer un gran viaje, puede que nos pasemos la tarde del domingo leyendo nuestra nueva Moleskine New York City.



No pretende ser éste un ensayo deprimente y amargado en el que se recuerde lo pesado de la existencia humana, sino todo lo contrario, lo que se trata de mostrar es lo paradójico de la vida, y lo interesante que resulta sentarse en una chaise-longue y hacer memoria de nuestros actos y sus repercusiones. Porque, de algún modo, todo tiene su respuesta, aunque ésta nos llegue quince años después.



By Henri Cartier Bresson

“El pasado es la única cosa muerta cuyo aroma es dulce.”

Eduard Thomas (1878-1917)

No hay comentarios:

Publicar un comentario